¿Te casas con el amor de tu vida? Pues ¡prepárate!, porque también te casas con su familia...

Alguna vez Martin Luther King dijo que "Para tener enemigos no hace falta declarar una guerra; solo basta decir lo que se piensa"... y bien, esto podría ser perfectamente equiparable a la familia política. 

Lo hemos escuchado muchas veces, pero en ocasiones el amor suele cegarnos hasta el grado de no ver más allá de la pareja y es ahí cuando podrían suscitarse malentendidos o discordias innecesarias. 

¿Te casas con el amor de tu vida? Pues ¡prepárate!, porque también te casas con su familia, misma que se convierte en tu familia política y muchas veces el mantener un balance y equilibrio con ella, resulta mucho más complicado que mantenerlo en tu propia familia. 

Si bien es posible también mantener distancia para evitar problemas, no es lo más adecuado, ni por uno mismo, ni tampoco por los posibles hijos que en el futuro pudieran concebirse, ya quienes más suelen sufrir estos distanciamientos, son ellos.

Después de haber escuchado a muchas parejas discutir por nimiedades, con la ayuda de varias esposas, he llegado a condensar algunos puntos que puede hacer una relación política, mucho más cordial, a fin de cuentas, es mejor mantener la paz y armonía en el entorno familiar. 

1. Ante todo, ¡sé diplomático con tus suegros! Si, puede haberte tocado una suegra insufrible, pero debes tener siempre en mente que es ella quien educó y creció a tu esposo o esposa que es la persona a quien amas. Debes tener paciencia y mantener relaciones cordiales para que la convivencia fluya con mucha mayor ligereza y no entorpezca el trato de respeto que se deben mutuamente; pero si de plano ves que los problemas van creciendo, es momento de que tengas una plática en privado con tu pareja para llegar a un acuerdo. El ser político con la familia de tu pareja, no significa ser hipócrita, significa que puedes manejar el arte de la persuasión y a la vez, ser discreto.

2. Sé amable y respetuoso con todos los integrantes de tu familia política. Aquí no hablo solamente de suegra o suegro, de nuera o yerno, sino de todos y cada uno de los miembros que conforman a tu familia política, primos, concuños, tíos, cuñados, abuelos, etc. Mientras más agradable seas con la familia de tu pareja, más fácil te resultará que la relación sea llevadera y armoniosa, ¡más vale tener aliados a tu favor!, no imaginas cómo pueden ayudarte en momentos de crisis.

3. Trata a la familia de tu pareja con cariño y atenciones. Alguna vez leí en un libro, que el tratar a alguien de modo cariñoso, provoca la misma reacción en la otra persona; si bien no resulta ser una regla, está comprobado que las neuronas espejo intervienen al momento de llevar a cabo una interacción, pues tienen mucha relación con los comportamientos empáticos.

 4. Busca el equilibrio y aprende a ceder. Cuando una persona está soltera, las decisiones se toman fácilmente y existe la independencia en la toma de éstas; cuando las decisiones se toman en pareja resulta un poco más complejo. ¿A qué familia se le debe dar prioridad en navidad?, ¿el día de las madres debo primero visitar a mi mamá o a mi suegra?. Estas y otras interrogantes, pueden crear confusión, ¿la mejor forma de arreglarlo? ¡dialoga! Puede establecerse antes del matrimonio dónde celebrarán la navidad, en ocasiones podrán ponerse de acuerdo para visitar primero a la mamá del esposo y luego de la esposa o viceversa, lo importante es, buscar un equilibrio y saber ceder, puedes ganar mucho más con argumentos que con pleitos.

5. Apertura y disponibilidad para ayudar. Tanto en una fiesta, como en una situación de enfermedad o en algún momento que pueda ser valiosa tu colaboración, muestra tu disponibilidad para ayudar; una persona que mantiene apertura en momentos difíciles, es mucho más aceptada y bien recibida, que una que solamente ve por su propio interés.

Ahora que ya sabes estas 5 sugerencias para poder no solo tener, sino mantener relaciones armoniosas con tu familia política, te invito a ponerlas en práctica antes de que tengas algún tipo de aspereza con las personas que han protegido, ayudado y amado a tu pareja desde la infancia. Y recuerda, si deseas mayor asesoría sobre Etiqueta y Protocolo Nupcial, ¡contáctame! y en conjunto haremos el día más elegante y especial de tu vida...

Gabriela Cano Rubio.